Cine: ‘Boyhood’

boyhood-poster

Conseguir grandes objetivos conlleva mucho tiempo y esfuerzo. Uno no consigue adelgazar, escribir un libro, obtener un título universitario o enamorar a una persona de la noche a la mañana (y, de conseguirlo, es que algo no funciona según lo previsto). Cada propósito conlleva su tiempo, y estaréis de acuerdo conmigo en que, una vez tocamos la meta con nuestros propios dedos, la sensación de triunfo y orgullo es muy satisfactoria. Pero también sentimos una especie de tristeza y vacío que conllevan todo fin de ciclo. Y es que entre meta y meta hemos trazado un larguísimo recorrido: la vida.

Precisamente, es este trayecto vital el que Richard Linklater ha querido plasmar a través de ‘Boyhood’, obra que se puede catalogar como uno de los proyectos cinematográficos más ambiciosos de la historia del séptimo arte. El director ha recreado a lo largo de doce años la vida “ficticia” de Mason y su familia. El resultado lo podemos encontrar en esta película, que se convierte desde el primer minuto de su metraje en un homenaje a toda una generación y a unas cuantas etapas vitales que todos hemos recorrido o deberemos recorrer.

4download.php copy.JPG

Pese a su gran ambición, ‘Boyhood’ destila una sencillez abrumadora. Parece que estemos siendo testigos directos de las vidas de una familia realista, compleja y luchadora desde la cotidianidad. Pero no tardaremos en darnos cuenta de que lo que estamos viendo en realidad es sólo un espejo de lo que nosotros también hemos vivido en nuestras propias carnes. Por ese motivo, no podemos evitar enamorarnos de una madre (en este caso, una inmejorable Patricia Arquette) que lucha por lograr lo mejor para sus hijos, una hermana desquiciante que terminará convirtiéndose en un pilar fundamental, un amor que te hará sufrir, unas amistades que sacarán lo mejor y lo peor de ti mismo o aquel profesor que te invita a luchar por lo que realmente quieres conseguir. Vemos cómo Mason va creciendo física y psicológicamente a lo largo de doce años y terminamos descubriendo que nosotros también hemos crecido junto a él casi paralelamente.

Decisiones acertadas y erróneas, apoyos incondicionales, altibajos emocionales, relaciones que trascienden el tiempo y el espacio o dilemas que enfrentan a la razón y el corazón son parte del condimento de la película, todo ello acompañado de constantes referencias culturales y sociales que has vivido en tus propias carnes y que te acercarán todavía más a esta pequeña gran historia. Y si a estos elementos le sumamos un reparto brillante, unas interpretaciones magistrales, un ambiente cálido e íntimo y una banda sonora deliciosa, obtenemos una película cuyo metraje sobrepasa las dos horas y media que, sin embargo, se escapan como un suspiro. Porque así es la vida, muy extensa pero demasiado breve.

boyhood 2

‘Boyhood’ no pretende contarnos los hechos más importantes de una vida, sino pequeños retratos que la configuran y la convierten en algo único, magnético y verdaderamente importante. No tenemos un camino escrito, y por eso jamás dejamos de improvisar sobre nuestros propios pasos. Porque, al fin y al cabo, no es la realización de nuestros objetivos aquello que marca nuestras vidas, sino lo que experimentamos mientras tratamos de conseguirlos. Y sólo con el tiempo descubriremos que la clave no está en lograr capturar el momento, sino conseguir que el momento sea capaz de capturarte a ti.

Anuncios

2 comentarios en “Cine: ‘Boyhood’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s