Cine: ‘La Isla Mínima’

IslaMinima

Nos encontramos en 1980, en un contexto histórico donde el presente está demasiado arraigado a un pasado que no deja lugar al futuro. Una época de lucha generacional en la que los prejuicios ancestrales de una reciente dictadura colisionan con unas mentalidades democráticas mucho más abiertas, o eso es lo que aparentemente les hacían creer. Y, entre tanto cambio, la eterna maldad humana sigue cobrándose víctimas inocentes sin que nadie consiga hacer demasiado por evitarlo. Como sucede en ese pueblo andaluz cercano a las marismas del Guadalquivir, donde dos hermanas han desaparecido misteriosamente y nadie logra hacerse una idea de su posible paradero. O eso es lo que quieren hacerles creer a los detectives Pedro y Juan, enviados a este pequeño pueblo en el que sus vidas van a dar un gran vuelco.

Sigue leyendo

Cine: ‘Boyhood’

boyhood-poster

Conseguir grandes objetivos conlleva mucho tiempo y esfuerzo. Uno no consigue adelgazar, escribir un libro, obtener un título universitario o enamorar a una persona de la noche a la mañana (y, de conseguirlo, es que algo no funciona según lo previsto). Cada propósito conlleva su tiempo, y estaréis de acuerdo conmigo en que, una vez tocamos la meta con nuestros propios dedos, la sensación de triunfo y orgullo es muy satisfactoria. Pero también sentimos una especie de tristeza y vacío que conllevan todo fin de ciclo. Y es que entre meta y meta hemos trazado un larguísimo recorrido: la vida.

Precisamente, es este trayecto vital el que Richard Linklater ha querido plasmar a través de ‘Boyhood’, obra que se puede catalogar como uno de los proyectos cinematográficos más ambiciosos de la historia del séptimo arte. El director ha recreado a lo largo de doce años la vida “ficticia” de Mason y su familia. El resultado lo podemos encontrar en esta película, que se convierte desde el primer minuto de su metraje en un homenaje a toda una generación y a unas cuantas etapas vitales que todos hemos recorrido o deberemos recorrer.

Sigue leyendo

Relatos: ‘Imperio’

aguila-imperial

Siempre te han asustado las magnitudes. Has estado toda tu vida dando pasos pequeños, pronosticando todos los males que podías encontrarte en la siguiente esquina. El miedo a ser escuchado o visto por quienes no querías te ha hecho ser precavido hasta extremos insanos, cerrándote a nuevas aventuras y aceptando caminos que lo único que te aportaban era una importante y a la vez banal seguridad. Lo tenías todo para ser un águila, pero decidiste ser un pájaro cualquiera por pura comodidad.

Sin embargo, hay veces que la vida es caprichosa y uno no puede escapar de su destino. Sin haberlo imaginado nunca, o al menos no con las molestias que te habías tomado creando tu propia jaula, has llegado al borde de un precipicio. El miedo te mantiene paralizado, pero aquello que ven tus ojos es lo más vello que nunca han presenciado. Y todavía lo es más cuando echas la vista atrás, contemplando aquellas tierras llenas de mediocridad que te han llevado hasta aquí. ¿Qué deberías hacer ahora? ¿De qué serviría regresar por dónde has venido si has sido tú mismo quien ha construido aquella senda con extrema cautela? Conoces la verdad, aunque tu cerebro se niegue a asumirla. Ha llegado el momento de plantarle cara a tus propios miedos si quieres seguir adelante. Ha llegado la hora de ser valiente.

Siempre has creído en ti mismo, pero nunca habías encontrado una oportunidad tan radical para demostrarlo. Tienes miedo, pero algo en tu interior te empuja a desplegar tus alas. Hacía tiempo que no lo hacías, y no recordabas la hermosura y la sensación de confianza que otorgan su hermoso pelaje. Sientes la adrenalina de encontrarte al borde del abismo y ante la enormidad del cielo al mismo tiempo, y son esos dos factores los que provocan que los músculos de tus piernas se contraigan para segundos después impulsarte hacia la inmensidad.

El arrepentimiento es inmediato, pero rápidamente es transformado en libertad. Sientes la velocidad en cada parte de tu cuerpo, y sólo empiezas a utilizar las alas cuando tu subconsciente te alerta de la necesidad. No te has atrevido todavía a abrir los ojos por miedo a aterrorizarte, pero te sorprende sonreír cuando por fin lo has hecho. Las vistas son espectaculares, y jamás el aire fresco había sentado tan bien.

Ahora, allí arriba, no entiendes cómo has tardado tanto en atreverte a dar aquel salto; pero eso ya no importa. Tienes el mundo a tus pies. Has pasado de huir de tu cárcel a conseguir tu propio imperio.

Lecturas: ‘El hombre duplicado’, de José Saramago

portada-hombre-duplicado

Son distintas las opiniones que tiene el ser humano respecto al rumbo que toman sus propias vidas. Unos deciden creer en que hay un ser superior que les prepara un destino para el cual han nacido. Otros, en cambio, prefieren pensar que todo forma parte de un azar mágico del que nadie puede escapar. Los más valientes, en cambio, apuestan por echarse todo el mérito a ellos mismos y a las distintas decisiones, acertadas o no, que han ido tomando con cada nuevo amanecer que han presenciado sus ojos. Sin embargo, estos tres tipos de personas coincidirán en que, ya sea azaroso, dirigido o provocado, el destino de sus vidas es sólo suyo. Da igual que sea un trayecto o un desenlace glorioso, defectuoso o indiferente; todos coincidirán en que nadie más que ellos han vivido esa experiencia vital. Pero, ¿y si no fuésemos los únicos que estamos viviendo nuestras propias vidas? O lo que sería más inquietante: ¿Y si estamos viviendo una vida que no nos pertenece?

Con esta premisa tan inquietante acudí al cine a ver ‘Enemy’, la última película del director Denis Villeneuve (culpable de que ‘Prisoners’ fuese tan maravillosamente inquietante) basada en una adaptación más o menos libre de la novela de José Saramago bautizada como ‘El hombre duplicado’. El director francés y un Jake Gylenhall sumergido en unos de los papeles (sí, en plural) más importantes de su vida lograron que la película me desconcertase hasta tal punto de querer saber más acerca de ella. Y es que era casi obligatorio acudir a la historia original del gran Saramago para ver qué era lo que realmente se quería plasmar en aquella historia que nada tiene que envidiar al ‘Mullholand Drive’ de David Lynch.

En ‘El hombre duplicado’ asistimos a uno de los peores momentos de la vida de Tertuliano Máximo Alfonso, un profesor de historia que vive aislado del mundo y de su propia mente, limitándose a seguir el transcurso de su vida sin sentir ningún tipo de interés por ella. Un hombre desolado cuya vida cambiará radicalmente con el visionado de una película curiosamente insípida en la que consigue verse a través de la pantalla en el papel de un figurante vestido con un atuendo de botones. Un botones que aparecerá en muchas más películas, con papeles distintos y cada vez más relevantes, provocando en Tertuliano una inquietud que le llevará al borde de la locura.

¿Quién es ese hombre cuyo aspecto es totalmente idéntico al suyo? ¿Cómo será su día a día? ¿Y si posee una vida que le corresponde a Tertuliano y no a él? ¿Qué pasaría al verse cara a cara? ¿Cómo cambiarían sus respectivas vidas ante aquel hecho? Todas estas preguntas llegan a la mente del protagonista y a los ojos del lector, y sus respuestas sólo podrán descubrirse con la lectura de esta intrigante novela que habla de la locura, la rotura de la lógica y la cruel capacidad del ser humano para luchar por su derecho más elemental y fundamental. Una novela disfrutable de principio a fin, escrita por la habitual maestría y complejidad literaria del maestro Saramago y, al igual que su adaptación fílmica, con múltiples interpretaciones. Interpretaciones que este blog está dispuesto a leer, compartir y debatir.

Cine: ‘Begin Again’

Begin-again-2014-Pelicula

Las grandes ciudades tienen el atractivo de las oportunidades, y todo aquel que quiera lograr realizar sus sueños suele embarcarse en una aventura dentro de ellas. Da igual que sean ovejas descarriadas o gente con la palabra “ambición” pintada en la frente, pues todos buscan un hueco en aquel lugar de mastodónticos edificios llenos de gente apresurada por culpa de un reloj de arena invisible. Son pequeños peces de río que quieren sobrevivir en mares abiertos, aunque no saben con toda seguridad si podrán evitar ser devorados despiadadamente por otras criaturas más grandes y, a veces, hasta inmateriales.

Sin embargo, y pese a que son muchos los que se lanzan a la aventura conscientes del riesgo que corren, terminan tropezando. Porque no debemos olvidar que las grandes ciudades son complicadas, tergiversadoras y maquiavélicas, y jamás van a mostrar misericordia por nadie que quiera vivir en ellas. Son musas que te ofrecen sueños y pesadillas en una balanza que sólo lograrás equilibrar con perseverancia y ayuda de otros que, al igual que tú, también han degustado el sabor amargo del caramelo.

begin again 1

Justo eso les ocurre a Gretta (Keira Knightley) y a Dan (Marc Ruffalo), dos personas a las que Nueva York les ha hundido ya sea antes de empezar a cumplir sus sueños o una vez alcanzado el éxito. El caso es que ella, una joven compositora de música abandonada por un novio absorbido por la fama, y él, un productor de discos venido a menos y con una vida totalmente caótica, coinciden en un bar durante el peor momento de sus vidas. Un encuentro ocasional que va a cambiar las vidas de ambos protagonistas. Un final que enlaza un nuevo punto de partida.

Con esta premisa, John Carney nos da el billete a un entrañable y acogedor viaje por las vidas de Gretta y Dan, dos personas muy distintas que tienen la música como nexo común. Y será éste elemento el que les llevará a establecer una amable y sincera amistad que les ayudará poco a poco a recomponer sus vidas, sus sueños y, sobretodo, a ellos mismos.

‘Begin Again’ es una película hecha para enamorarse de ella. Un musical atípico repleto de buenas interpretaciones, personajes secundarios adorables y un enfoque distinto hacia una Nueva York tan magnética como de costumbre. El film no busca ser transgresor, pero posee en su metraje algunas de las escenas más originales y agradables que hemos visto en este tipo de películas durante los últimos años. Engancharse a la historia es inevitable, y enamorarse de su banda sonora es un requisito casi obligatorio (de hecho, creemos que sería injusto que algunas de sus canciones no fuesen nominadas en futuras entregas de premios del séptimo arte).

La película, en definitiva, es un canto a las segundas oportunidades y al perseguir tus sueños sin importar cuántas veces te tropiezas. Nos gusta ser autosuficientes, pero a partir de ahora jamás declinaremos aquella mano tendida que nos ayude a reincorporarnos. Y tampoco dejaremos de escuchar música, pues esta claro que sigue siendo la mejor forma de expresar nuestros sentimientos y, por qué no, ayudarnos a definir quiénes somos.

¿Puede una canción salvar una vida? La respuesta es evidente, tanto como la sonrisa que se quedará marcada en tu rostro y en tu interior al terminar de ver esta película.

canasongsave

Septiembre, el rival más débil

reloj masculino de hombre 10El verano ha terminado, o al menos la ausencia de rutina que lo rodeaba. Has pasado más de dos meses disfrutando del sabor salado que desprende tu cuerpo al pasar una mañana en la playa, de las siestas impredecibles que interrumpían tus lecturas o de las incontables cañas que tu cuerpo ha absorbido junto a toda aquel conocido con el que eres capaz de mantener una conversación que exceda la media hora. Todos aquellos retales de esa vida idílica que has perpetuado desde junio empezarán a desaparecer progresivamente, aunque el maldito calor todavía te acompañará durante unas semanas más.

Pero no todo es angustia, claustrofobia y depresión cuando llegamos a septiembre. Algunos grandes almacenes ya intentaban inculcarnos esa ilusión de volver a empezar una nueva etapa, y han logrado que muchos de nosotros interioricemos esa sensación con cada noveno mes del año que llega a nuestras vidas.

El verano siempre ha sido una placentera estación. Un espacio de tiempo que ayuda a evadirte de todo cuanto has vivido en tu última etapa y te recarga las pilas para la siguiente. Ahora toca levantarse, respirar profundamente y lanzarse a por aquellas nuevas aventuras que te esperan a la vuelta de la esquina. ¿Acaso hay algo más emocionante que abrir una caja cuyo contenido no eres capaz de descifrar desde fuera?

Al fin y al cabo, enfrentarse a septiembre no es una tarea complicada si consigues dejar las quejas a un lado. Traza nuevas direcciones, dirígete a la búsqueda de nuevos objetivos alcanzables o trata de cumplir todos aquellos propósitos que hiciste en Año Nuevo y que aún siguen pendientes. O también puedes dejarte llevar por la corriente de estas aguas renovadas, cuyas sorpresas van a conseguir que esta nueva etapa vuelva a ser importante en tu trayectoria vital.

Plántale cara a septiembre con una gran sonrisa y con la mejor de tus intenciones. Ya tienes parte de la batalla ganada.

 

Lecturas: ‘El país de las últimas cosas’, de Paul Auster

 

el-pais-de-las-ultimas-cosas-9788432209789Que las cosas desaparecen es algo que el ser humano sabe a ciencia cierta. Objetos, amistades y sentimientos se corroen con el paso del tiempo hasta que un día desaparecen ante tus propios ojos. Sin darte cuenta, terminas una etapa y empiezas otra dejando atrás muchas de las cosas que la identificaban. El mundo y nuestras vidas están en constante cambio, pero es algo que el ser humano no ha sido capaz de asimilar con absoluta tranquilidad.
 
En ‘El país de las últimas cosas’ Paul Auster lleva al extremo esta realidad universal y nos presenta un universo donde todo desaparece en el sentido más literal de la palabra. Desde casas hasta bloques de edificios o desde productos lujosos a necesidades básicas como la comida, no hay nada en la novela que esté a salvo de este mal tan simple como aterrador. El mundo se ha convertido en un auténtico caos donde nadie sabe si va a poder ver salir el sol otro día más, y sobrevivir será el único motor que les mantenga en pie, aunque sea del modo más ruin posible.
 
Y es que Anna, la protagonista de este libro, aunque se sumerja en el caos con un propósito bien claro, pronto deberá restarle importancia para centrarse en su propia supervivencia. Para ello, tendrá que valerse de su soledad y, a veces, de la ayuda de otras personas, aunque esto implique la aparición de sentimientos que posteriormente deberá destruir para poder seguir adelante. Nadie va a negar que también hay oasis de felicidad en aquel desierto de la devastación, pequeños suspiros de alivio y paz que tarde o temprano acabarán cortándote la respiración. Y es que aquí poco importa lo legal o miserable que seas, todos terminan siendo devorados por las entrañas de esta ciudad sin salida.
 
Auster firma una novela breve de una intensidad pasmosa, con unos pasajes no aptos para lectores sensibles y dotados de una hermosura destructiva que te engancha de principio a fin. La empatía con Anna es instantánea, y sin darte cuenta te conviertes en un superviviente más en esta aventura donde la esperanza es lo único que incita a seguir adelante. No sabes si terminarás desapareciendo como lo hace el resto del mundo que te rodea, y ni siquiera lo sabrás una vez terminada la novela. Pero lo que está claro es que “El país de las últimas cosas” es una lectura imprescindible que esconde un trasfondo psicológico que atemoriza a la población humana desde prácticamente el inicio de su existencia. Puede que no vivamos en un mundo tan caótico como el de la novela, o no al menos del mismo modo. Pero, ¿quién no teme desaparecer? ¿Quién no quiere dejar constancia de su paso por este mundo cuando todo haya terminado?